miércoles, 8 de agosto de 2012

Psicología práctica: La atención en nuestra vida cotidiana


La atención es un mecanismo que nos permite ser más receptivos a los sucesos del ambiente, porque gracias  a ella focalizamos nuestros sentidos hacía un estímulo determinado, para poder captarlo y trabajar con él. Por ejemplo, cuando nos damos cuenta que viene alguien hacía nosotros estamos más en alerta. Esto nos permite llevar a cabo un adecuado análisis de la realidad, así como poder expresar nuestras respuestas de forma adecuada y eficaz, ante los sucesos que se nos presentan.

También tenemos que tener en cuenta que la atención facilita la activación y el funcionamiento de otros procesos mentales, por ejemplo, un nivel por encima de la atención tenemos la concentración que consiste en mantener la atención durante un tiempo prolongado y eliminando, para ello, los estímulos que resulten irrelevantes o innecesarios para la tarea que queremos desempeñar. En la concentración se produce una combinación de los procesos de mantenimiento y selección de la atención, o como también se le conoce de la atención sostenida y la atención selectiva. La atención sostenida permite procesar información y/o llevar a cabo una tarea durante períodos prolongados de tiempo, y la atención selectiva permite centrarse en una misma información o tarea en presencia de otras informaciones o tareas variadas. Pongamos un ejemplo, la atención nos permite aprovechar las explicaciones que nos ofrece el profesor en clase, y gracias a la concentración evitamos distraernos con los ruidos de los compañeros, mirando por la ventana o incluso con nuestros propios pensamientos. Manteniendo la atención el tiempo que duran las explicaciones del profesor, y enfocándola a las explicaciones ignorando, por tanto, el resto de estímulos que en este caso son distractores. Tenemos que tener en cuenta que sin prestar atención no podemos concentrarnos y si no nos concentramos no podemos memorizar. De ahí la importancia que tiene la atención en nuestro día a día, ya que gracias a estos procesos podemos estudiar, podemos seguir una conversación, etc; por ello es importante manejar esta capacidad evitando las distracciones.

En nuestra vida nos ha podido pasar en multitud de ocasiones, el no acordarnos de lo que comimos el día anterior. Esto sucede porque se trata de un hecho de poca importancia y entonces le prestamos poca atención. Hay ciertas cosas de este estilo que se convierten rutinarias en nuestra vida y que al realizarlas de una manera automática tenemos una mayor probabilidad de no recordarlas después. Como ya hemos mencionado, la atención es selectiva, esto hace que la motivación nos dirija más hacía una cosa que otra precisamente por la motivación e interés que nos despierta. Entre los factores que influyen en nuestra atención también tenemos las preocupaciones, por problemas que podamos tener ya sean familiares, con amistades o económicos, o el cansancio, si estamos con sueño es difícil mantener nuestra atención.

Es habitual que por mucho que nos guste nuestro trabajo o lo que estamos estudiando, nos cueste mantener la atención de manera continuada, aunque existan motivaciones para ello, en este momento es donde tenemos que poner más esfuerzo y voluntad propia para mantener la atención, ya que si nos lo proponemos tenemos la capacidad para desplazar nuestra atención de un tema u objeto a otro. Sino muchos de nosotros después de ver hermosos días soleados desde la ventana, hubiésemos dejado lo que estábamos haciendo y nos hubiésemos lanzado a realizar actividades muchísimo más agradables a corto plazo. Muchas veces esta intención voluntaria nos falla, bien porque la tarea no nos gusta mucho, es monótona o repetitiva o tenemos falta de motivación, también puede suceder que sean las preocupaciones las que nos dificulten la concentración. Pero hay que entender que como cualquier otra habilidad la atención se puede entrenar, aprenderse y mejorar. Por ejemplo, en el caso de un estudiante puede mejorar su capacidad atencional, concentrase y por tanto memorizar mejor realizando esquemas o verbalizando en voz alta, así como realizando las tareas monótonas o complicadas a primera hora de la mañana o al inicio de la actividad, que es cuando la concentración es mucho mayor. Esto también se puede aplicar a otros ámbitos como el laboral u otras tareas. Hay que tener en cuenta que conforme pasa el tiempo el rendimiento disminuye por lo que es aconsejable realizar un descanso cada 50 minutos.

Otras recomendaciones son: tener claros nuestros objetivos, hasta donde queremos llegar, esto permite tener unos altos niveles de automotivación porque hace que la persona se sienta comprometida a esforzarse. También tiene beneficios positivos sobre la atención la lectura, el yoga, la música, el descanso nocturno y la alimentación equilibrada.

Ejercicios que podemos poner en práctica para mejorar nuestra atención y concentración: podemos coger un periódico, un libro, etc y subrayar una letra o una palabra concreta cada vez que esta aparezca en el texto. Podemos incluso utilizar las páginas amarillas o similar, consistiendo el ejercicio en buscar cuantos "Pedros" o "Marías" aparecen o buscar cuantos números de teléfono acaban por ejemplo en "85". O por ejemplo en el texto de un libro marcar todos los nombres de frutas que aparecen.

También para trabajar la atención en relación a nuestros sentidos, puede ser útil coger por ejemplo una fruta, observarla, tocarla con los ojos cerrados, olerla, probarla y después describir todas las sensaciones que nos produce y todo lo que se recuerde. También puede ser un interesante juego para realizar con la pareja o entre amigos, primero viéndolos y luego con los ojos cerrados oler el pelo, tocar la cara, etc, explicando después todas las emociones vividas.

Ahora puede ser una buena época, para aprovechar entre piscina y playa el ejercitar nuestra atención realizando juegos con los amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: SONIA MELGAREJO GARCÍA
Finalidad: Publicación de comentarios
Legitimación: Interés legítimo del Responsable y consentimiento del interesado.
Destinatarios: Sus datos podrán ser cedidos a otras entidades que sea necesario para realizar un servicio legítimo de la empresa como se explica en la información adicional.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos expuesta en nuestra policía de privacidad y solicitar una copia para su conservación en la dirección smgpsico@cop.es
.