miércoles, 18 de julio de 2012

Niños con déficit de atención e hiperactividad


El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, TDAH, es un trastorno del comportamiento, de base biológica, en el que se dan unas manifestaciones conductuales de forma generalizada, hasta los diez años, en todos los niños y niñas que lo presentan, y son:

Deficiencias atencionales e hiperkinesia o movilidad excesiva, que se manifiesta en forma de movimientos constantes de extremidades, tronco, cabeza..., tanto en el lugar en que se encuentra el sujeto, como desplazándose de un sitio a otro. Pudiéndose dar también habla excesiva.

Otra manifestación es la impulsividad excesiva; también es frecuente que se den otros problemas de conducta como: problemas de disciplina, desobediencia, conducta desafiante, escaso control motriz, comportamientos de riesgo y alta accidentabilidad, rechazo por parte de los iguales y mayores, retrasos en los aprendizajes escolares, indicadores de estrés, problemas del sueño, miedos, fobias o descontrol de esfínteres, indicadores de mal autoconcepto y baja autoestima.

La falta de atención se puede manifestar de diversas formas: parece que no oyen lo que se les dice, se distraen con facilidad, no acaban las cosas que empiezan, tienen dificultades para concentrarse en las tareas escolares que requieren una atención sostenida o prolongada en el tiempo y tienen dificultad para concentrarse en el juego.

La impulsividad se puede expresar así: actúan antes de pensar, cambian con frecuencia de una actividad a otra, tienen dificultades para organizarse en un trabajo, necesitan supervisión constante, hay que llamarles la atención con frecuencia y les cuesta guardar el turno en los juegos o en las situaciones grupales.

La hiperactividad se caracteriza por: corren de un lado para otro en exceso, se suben a los muebles, no pueden estar quietos o se mueven constantemente, les cuesta estar sentados, todo lo tocan, se mueven mucho durante el sueño, están siempre activados como si les moviese un motor.

Son niños que tienen dificultad en la lectura, en la orientación espacio-temporal, en el conocimiento derecha-izquierda y a veces en la expresión oral. Mostrando un rendimiento escolar deficiente.

Es muy importante ante estos niños mostrar comprensión, entender que no lo hace a propósito, sino que el niño no puede evitar ser así. La rutina, el orden y la calma resulta indispensables para conseguir un cambio favorable en la conducta del niño, deben establecerse unos horarios para las distintas actividades del niño y deben ser cumplidos, se le debe dar alguna responsabilidad al niño y se le deben resaltar los éxitos logrados lo que supone un buen estímulo para un niño que se encuentra con muchas situaciones de fracaso en su vida diaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: SONIA MELGAREJO GARCÍA
Finalidad: Publicación de comentarios
Legitimación: Interés legítimo del Responsable y consentimiento del interesado.
Destinatarios: Sus datos podrán ser cedidos a otras entidades que sea necesario para realizar un servicio legítimo de la empresa como se explica en la información adicional.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos expuesta en nuestra policía de privacidad y solicitar una copia para su conservación en la dirección smgpsico@cop.es
.