jueves, 21 de junio de 2012

Motívate para conseguir lo que quieres


¿Quién no se ha planteado metas, objetivos, propósitos que ha empezado a llevar a cabo pero que no ha sido capaz de finalizar? o ¿quién no se ha desanimado ante una situación adversa, y ha perdido ilusión, energía para continuar con su propósito?, o ¿que ante la consecución de una meta a largo plazo, como la finalización de los estudios, aprobar oposiciones, proyecto laboral,  se ha reducido el ánimo para lograrlo por sentir muy lejos la meta y parecer que no llega nunca?

Cuando esto nos sucede solemos decir comúnmente que nos falta fuerza de voluntad, que nos puede la pereza, etc. Vamos, que lo que queremos decir es que nos falta "combustible" para continuar activos en la consecución de nuestras metas, este "combustible" es el que nos activaría nuestras emociones positivas, haciendo que nos sintamos con ganas de continuar. Y técnicamente de lo que estamos hablando es de tener motivación, con motivación nos referimos a la actuación de fuerzas desde dentro de la propia persona, o desde el exterior, que tiene como consecuencia el iniciar y dirigir el comportamiento. Es nuestro motor para hacer lo que nos hemos propuesto.

Resulta importante en muchas situaciones cotidianas como hacer dieta, dejar de fumar, estudiar, salir en fin de semana, hacer deporte,... sino hubiese algo que nos empujara a ello (motivara), no lo haríamos. Resultando de importancia no solamente tener la motivación inicial sino también saber mantenerla hasta alcanzar el objetivo propuesto.

Lo primero a plantearse es la meta o el objetivo, pero si esta decisión no se lleva a la acción al final no servirá de mucho. Para ilustrar esta frase voy a compartir con vosotros una historieta que aprendí en un curso: se trata de cinco ranas que se encuentran en una charca y una decide saltar, ¿cuántas quedan?. Ahora podéis reflexionar ....

La clave está en que decidir no es lo mismo que hacer. Por lo tanto realmente no se sabe.

Tener un plan es de gran importancia para dar inicio a la motivación, por ejemplo, llega el fin de semana y como no tienes nada planeado te quedas en casa, en el sofá y sin hacer nada. Porque no tienes ningún plan. Si te hubieses planteado una salida al monte, hacer deporte, quedar para comer, hubiese sido más probable que te movilizaras a ello. La clave inicial está en tener un plan, por ahí empieza la diferencia entre un fin de semana en casa sin hacer nada y uno con actividades o salidas placenteras, como una comida, cena o realizar esa actividad deportiva que tanto te gusta.

Hay que ser constante y persistente, haciendo lo que tienes previsto te sientas como te sientas. Ya que en muchas ocasiones decimos, "no tengo ganas ya lo haré luego". Para eliminar o combatir estos obstáculos hay que plantearse lo siguiente: ¿y si no pasara esto, o no te sintieras así, qué harías?, ¿Y si tuvieras ganas que harías? ¿lo harías?. Lo que te hace ganar, conseguir lo que quieres, es esforzarte aunque no tengas ganas.

Cuando estemos viviendo un momento en que sintamos que perdemos la motivación, tenemos que intentar ver el vaso medio lleno. Creer en uno mismo y que se va a conseguir la meta. Dándose, a uno, ánimos a través de frases que conducirán nuestro pensamiento por el camino del logro: "yo puedo, lo conseguiré, ya solo me queda esto, estoy a punto de terminar, que bien que me está quedando o saliendo,...".

Si hay algo que no va tan bien como queremos, no debemos generalizar pensando en "todo me sale mal" sino que debemos intentar localizar aquello que falla para únicamente modificar esto, sin necesidad de pensar que todo sale mal o que se ha fracasado por ello. Por lo tanto será de importancia gratificarse por los pequeños logros que uno vaya consiguiendo, y valorarlos como pasos dados, estando por tanto más cerca de la meta.

Cuando nos implicamos en un reto y lo desarrollamos, tenemos mayor sensación de control de la situación y de estar más próximos a su consecución, que si nos paralizamos y pensamos que no podemos o que no se puede superar.

También nos será necesario saber cuando debemos parar y descansar, entre tanto esfuerzo para recuperar energía. Plantearse si lo que se está haciendo es o no el camino adecuado para alcanzar el objetivo, y si no realizar las modificaciones pertinentes. Es necesario por tanto pararse y reflexionar.

Y para finalizar, hagámonos una pregunta: ¿cómo me veo yo, o cómo me quiero ver dentro de ,por ejemplo, 4 años en las distintas áreas de mi vida?, Reflexionemos si vamos por donde queremos y motivemonos hacia su consecución.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: SONIA MELGAREJO GARCÍA
Finalidad: Publicación de comentarios
Legitimación: Interés legítimo del Responsable y consentimiento del interesado.
Destinatarios: Sus datos podrán ser cedidos a otras entidades que sea necesario para realizar un servicio legítimo de la empresa como se explica en la información adicional.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos expuesta en nuestra policía de privacidad y solicitar una copia para su conservación en la dirección smgpsico@cop.es
.