miércoles, 19 de septiembre de 2012

Los cambios tras la toma de decisiones


Cuando nos disponemos a tomar una decisión sobre un tema concreto, ya sea de nuestra vida personal o laboral, normalmente tenemos varias alternativas de las cuales debemos quedarnos solo con una. Aquí es donde nos surge el problema, por la dificultad que nos causa tomar solo una opción cuando nos puede atraer más de una o cuando no sabemos si ese camino nos resultará el más idóneo. Ya que esta decisión la tomamos de antemano y sin tener conocimiento de nuestro futuro. Porque precisamente esta decisión construirá el mismo, y de ahí, su importancia.

Si nos encontramos en esta tesitura, lo primero que tenemos que hacer es barajar todas las opciones que tenemos, se trate de lo que se trate, para después poder analizar de cada una de esas opciones sus ventajas e inconvenientes en relación a nosotros. Para trabajar esto necesitaremos conocer bien las características de todas las opciones y disponer de toda la información de posible.

Pongamos unos ejemplos, Imaginemos que vamos a comenzar estudios en la Universidad, y estamos en ese momento en el que debemos elegir carrera pero estamos muy indecisos. En primer lugar deberemos hacer una lista con aquellas opciones que nos interesan a priori para después informarnos de los años de estudio, las asignaturas, las salidas profesionales, los horarios, los estudios posteriores a finalizar la carrera, etc; para poder después elaborar las ventajas e inconvenientes de cada opción, y teniendo en cuenta nuestros gustos e intereses facilitar nuestra elección.

Esto también lo podemos aplicar, por ejemplo, a la hora de elegir casa informándose del precio del alquiler, precio de la casa, cuota de la hipoteca, si hay que pagar o no comunidad, si tiene o no garaje, si hay que subir muchas escaleras, si hay ascensor... Y a otras muchas situaciones de nuestra vida cotidiana como, elección de trabajo, estudiar un idioma, comprar un coche, trabajar o no fuera de España...

En resumen, primero debemos tener claras todas las opciones de las que disponemos; en segundo lugar, tenemos que conocer las características y la información de cada una de ellas; en tercer lugar analizaremos las ventajas e inconvenientes de las mismas y por último con ayuda de nuestros gustos e intereses, haremos balanza de las ventajas e inconvenientes y tomaremos una decisión. Siendo de gran importancia al tomar la decisión estar totalmente convencido de ella, porque si aún nos quedan dudas lo más probable es que no nos vaya bien por ese camino que hemos tomado, ya que no tendremos la motivación suficiente.

Algo que debemos tener en cuenta, es que con el paso del tiempo nos puede suceder que aquello que elegimos en un momento determinado, ya no sea lo que queremos o lo que nos viene bien en el momento presente. Si esto nos sucede no debemos sentirnos mal ni martirizarnos por ello, sino tener en cuenta que las decisiones se toman en momentos concretos y bajo unas circunstancias muy concretas, y por tanto nos resultan la mejor opción justo entonces. Pero claro, esto no quiere decir que estemos de acuerdo o que nos parezca bien pasados unos años. Ya que nuestras circunstancias cambian, y por lo tanto lo que decidimos un día no tiene porque ser lo que mejor se adecue a nosotros años después. Vamos que puede ser que comencemos a estudiar una carrera o empecemos un trabajo, y sobre la marcha del mismo nos demos cuenta que eso nos es lo que buscamos o como habíamos imaginado que sería. En este caso, lo último que debemos de pensar es que hemos fracasado o que nos hemos equivocado, simplemente esto forma parte de nuestro proceso de toma de decisiones, y que este proceso   se realiza en un entorno en continuo cambio, y como tal nuestras decisiones pueden ser flexibles. Necesitando a veces realizar cambios sobre la marcha, y entender lo vivido como una experiencia que nos aporta crecimiento y nos ayuda a conocer el camino por el que queremos seguir. Se trata de no ver los cambios en nuestro camino como algo negativo o que nos asusta, sino como algo positivo que nos permitirá alcanzar aquello que queremos.

2 comentarios:

  1. Hola, me ha venido muy bien este artículo, precisamente he tenido que tomar alguna decisión importante, fruto de otras anteriores y que no salieron como yo esperaba. Me sentí algo culpable, ya que inverti recursos y tiempo y hasta llegas a verlo como un fracaso. Pero echando valor he decidido hacer lo que realmente me gusta, pero esta vez aprendiendo de los errores y no dando por perdido el tiempo y aprendizaje de mi anterior decisión. Quizás sea distinto cuando esas decisiones de las que hablas, afecten a otras personas, como familia, amigos, etc. Ahí si que resulta más delicado el tema. Gracias por este rinconcito al que me gusta venir a aprender cosas interesantes.

    ResponderEliminar
  2. Hola Mara, en primer lugar darte las gracias por seguir el blog y me alegro de que este artículo te haya servido. Como bien dices, el tema no resulta tan fácil cuando nuestra toma de decisiones puede afectar a otras personas. Pero debemos intentar pensar en cuales son nuestros intereses y en la medida de lo posible encaminarnos hacia nuestros objetivos, siempre intentando en la medida de lo posible no perjudicar a nadie. Porque lo que tampoco podría ser viable es no hacer aquello que queremos, que nos interesa o que nos hace ilusión por no perjudicar a terceros, y por tanto acabar perjudicándonos a nosotros mismos.
    Aunque quizás lo conozcas o lo hayas podido leer ya, me gustaría recomendarte un libro que trata el tema de los cambios en nuestra vida, decisiones, en el camino a tomar para conseguir aquello que deseamos, desde un enfoque más positivo, con perspectiva hacia el crecimiento personal y que resulta muy ameno "¿Quién se ha llevado mi queso?", el cual si no me equivoco lo puedes descargar fácilmente en versión pdf si lo buscas en google.
    Gracias de nuevo y me alegro que te guste

    ResponderEliminar

INFORMACIÓN BÁSICA PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: SONIA MELGAREJO GARCÍA
Finalidad: Publicación de comentarios
Legitimación: Interés legítimo del Responsable y consentimiento del interesado.
Destinatarios: Sus datos podrán ser cedidos a otras entidades que sea necesario para realizar un servicio legítimo de la empresa como se explica en la información adicional.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos expuesta en nuestra policía de privacidad y solicitar una copia para su conservación en la dirección smgpsico@cop.es
.