martes, 11 de septiembre de 2012

La relajación: beneficios y consejos para su aplicación


La relajación es un procedimiento que enseña a la persona a controlar su propio nivel de activación sin ayuda de recursos externos. Esta tiene una serie de beneficios: libera de las tensiones y las contracturas musculares, consigue un mejor flujo de sangre a todo el cuerpo, mejora nuestra respiración y mejora nuestra capacidad funcional de nuestros pulmones, produce sedación natural en la musculatura digestiva y mejora la digestión, relaja también la musculatura urinaria, ayuda al organismo a recuperarse de cualquier esfuerzo; y a nivel psicológico ayuda a superar estados de ansiedad, ayuda a superar conductas adictivas moderadas, ayuda a superar trastornos del sueño (sobre todo insomnio antes de dormir), ayuda a superar trastornos por somatización, permite lograr una mayor concentración (la relajación física y mental mejora considerablemente la capacidad de atención y concentración. Al eliminar las tensiones de nuestro día a día, haciendo que nuestro esfuerzo intelectual sea más fácil y efectivo), mejora el rendimiento y la satisfacción laboral, ayuda a disminuir la agresividad, facilita la consecución de mayor seguridad en sí mismo y genera mayor control emocional sobre nuestros temores y preocupaciones.

La relajación debe practicarse en un lugar tranquilo, lo más silencioso posible, en una postura cómoda pero sin serlo demasiado para no llegar a dormirse, con una luz tenue y a ser posible deben mantenerse los ojos cerrados.

Existen algunos casos en los que se desaconseja la utilización de la relajación y son: en los casos de lesión muscular, enfermedades físicas graves, operaciones recientes, sofocaciones, desmayos y ataques epiléticos.

De entre todas las técnicas de relajación y respiración existentes vamos a ofreceros una en la que se pone en juego nuestra imaginación:

Lo realizamos a ser posible como hemos dicho con los ojos cerrados, necesitaremos a alguien que nos lea el texto dándole entonación que nos transmita relajación, o si no también podemos grabarlo con sonidos de fondo que nos inspire el paisaje, para así poder realizar la relajación cada vez que nos apetezca sin necesidad de esperar a alguien que nos lo pueda leer. Nosotros podemos modificar cualquier parte de tal forma que nos ayude imaginar mejor las escenas, y es importante tener en cuenta que la imaginación guiada es más eficaz cuantos más sentidos intervienen. Intentar que la duración se prolongue de entre 5 a 10 minutos como mínimo, para poder notar algún efecto. También tener en cuenta que la práctica de la relajación si se hace de manera diaria nos aportará un mayor beneficio.

Relajación en la playa

Imagínese que va caminando descalzo por la playa un día soleado. Notas el calor de la arena entre los dedos de tus pies. Al morir en la playa, las olas mojan tu piel. El olor de la sal marina le envuelve.... respiras profundamente.... Estás en completa calma...

Sigues caminando y llegas a un paraje donde varias rocas forman un arrecife muy cerca de la playa. Una ola rompe contra las rocas y pequeñas gotas humedecen tu rostro, produciéndose una agradable y refrescante sensación...

Unas cuantas gaviotas planean graciosamente en el aire y, apenas rozando el agua se zambullen. Parecen acróbatas celestes que aparecen y desaparecen. Las gaviotas y el rumor de las olas producen una sinfonía de sonidos tranquilizantes... Más allá, ves un tronco y te apetece descansar en él. Te diriges hacia el tronco y, al llegar, se tumba cómodamente... La madera, que el sol ha calentado, le produce una agradable sensación de suavidad...

Como si se tratase de magia, ante ti aparece una mesita con un vaso de su bebida favorita. Mientras bebe y siente cómo resbala por su garganta el refrescante líquido, te sientes satisfecho, sereno, agradecido...

Entonces diriges tu mirada al horizonte y ves dos veleros flotando a lo lejos. Sientes el calor del sol y, al mismo tiempo, el roce de la brisa... Nunca en su vida se había sentido tan relajado...

Ahora te sientes relajado por completo... Sientes flojos y relajados todos los músculos de tu cuerpo... Estás somnoliento... La majestuosidad de la naturaleza le llena de admiración y hace que tus preocupaciones se disipen... (después de un poco en esta situación, continuamos)

Ahora poco a poco vamos abriendo los ojos y muy lentamente volvemos sintiendo la paz y tranquilidad que la playa nos ha proporcionado, sintiendo como la relajación está en todo nuestro cuerpo, es una sensación muy agradable...

Espero que este sencillo ejercicio os ayude a alcanzar la relajación y os libere de las tensiones, así como os ayude ha afrontar la vuelta al trabajo teniendo momentos de relax y evasión hacia otros escenarios mucho más placenteros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: SONIA MELGAREJO GARCÍA
Finalidad: Publicación de comentarios
Legitimación: Interés legítimo del Responsable y consentimiento del interesado.
Destinatarios: Sus datos podrán ser cedidos a otras entidades que sea necesario para realizar un servicio legítimo de la empresa como se explica en la información adicional.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos expuesta en nuestra policía de privacidad y solicitar una copia para su conservación en la dirección smgpsico@cop.es
.