jueves, 8 de agosto de 2013

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy




Este conocido refrán es la mejor técnica para combatir lo que denominamos como procrastinación o postergación, entendido más fácilmente como posponer y dejar para después. Este dejar para después influye en la autoestima. La clave para superar esto la tenemos en trabajar la autodisciplina que es un factor que favorece la buena autoestima. Si entendemos que la postergación se alimenta de una falta de autodisciplina, hacer de inmediato aquello que tenemos que hacer, tal y como nos dice el refrán, aumentará nuestra autoestima.

La postergación no resulta nada positiva sobre todo cuando acaba por convertirse en hábito, ya que esto nos puede llevar a un nivel alto de inactividad especialmente si esa postergación va unida a la baja autoestima y a la depresión. Y a su vez la inactividad nos baja la autoestima y nos conduce a la depresión. Por ello es importante superar las barreras mentales que nos mantienen estancados.

Algunas de las actitudes que actúan como barreras que nos impiden hacer las cosas son:

"No me siento motivado": tenemos la idea errónea de que debemos esperar a tener motivación para hacer las cosas, y no nos damos cuenta de que actuar nos hace sentir motivados.

Autoetiquetas negativas: como por ejemplo, "es que soy perezoso". Estas etiquetas se convierten en un circulo vicioso, como creo que soy perezoso no hago nada y por tanto como no hago nada acabo creyendo aún más que soy perezoso.

"Si lo intento, fracasaré": el miedo o temor al fracaso, el pensar que aunque lo intentes no lo vas a conseguir te lleva a no llegar ni a intentarlo. El fracasar es algo que nos puede pasar a todos en alguna ocasión, que algo no nos salga bien, pero el error está en pensar que fracasaremos siempre. Este pensamiento también nos lleva a poder pensar que no merece la pena el esfuerzo.

El perfeccionismo y el ser autoexigente nos bloquea, por ejemplo, "debería hacerlo ya y bien".

Buscar resultados y recompensas de manera inmediata, y tener baja tolerancia a la frustración.

Excusas y racionalizaciones, para hacer lo que a uno le apetezca aunque no le convenga.


Unas pautas muy sencillas para iniciar el camino contra la postergación consistirían en lo siguiente:

No esperar a tener motivación para empezar. Ver que cosas son las que tenemos que hacer y organizar cuando se va a empezar y por dónde. Al principio divide las tareas en pequeñas etapas de 15-20 minutos.

Piensa positivamente, por ejemplo en vez de decirte a ti mismo ¡Es que no tengo ninguna ganas de hacerlo!   repítete: Voy a empezar, ¡hoy me siento lleno de energía, lo lograré!

Y para finalizar reconoce tu esfuerzo y felicítate, esto es importante así que no se nos olvide. Procurando realizar primero el trabajo o la obligación y después las actividades de placer u ocio. De hecho así disfrutarás más las actividades de placer, así como desarrollarás más tu autodisciplina. por ejemplo: primero recojo la mesa y lo ordeno todo y después veo la TV, o primero estudio y hago los deberes y después salgo a tomarme algo o dar una vuelta.


 Para terminar un toque de humor:





Así que ya sabéis, No dejéis para mañana perder un tiempo que hoy tenéis

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: SONIA MELGAREJO GARCÍA
Finalidad: Publicación de comentarios
Legitimación: Interés legítimo del Responsable y consentimiento del interesado.
Destinatarios: Sus datos podrán ser cedidos a otras entidades que sea necesario para realizar un servicio legítimo de la empresa como se explica en la información adicional.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos expuesta en nuestra policía de privacidad y solicitar una copia para su conservación en la dirección smgpsico@cop.es
.