miércoles, 19 de diciembre de 2012

Saber escuchar: el primer paso para una comunicación eficaz


En la convivencia con las personas y en nuestras relaciones personales, uno de los temas que nos llevan a tener malos entendidos son dos aspectos básicos de la comunicación, por un lado el saber escuchar y por el otro el saber expresar correctamente lo que se desea. El no utilizarlos correctamente nos puede llevar a complicar las cosas cuando en la mayoría de las ocasiones las situaciones son mucho más sencillas.

Nuestro deseo de expresarnos, en muchas situaciones, nos lleva a no escuchar a los demás, como por ejemplo, cuando le preguntamos a alguien como se encuentra y le dejamos únicamente que nos explique un poco y enseguida ya estamos hablando de nosotros. Esto no nos permite conocer la situación del otro, además de resultar una falta de respeto sobre todo si es la otra persona la que ha iniciado la conversación y la cortamos para contarle nuestras cosas. Otra situación, es cuando alguien está intentando explicarnos un tema y no ha terminado todavía cuando nos ponemos a hacerle la contraria diciendo que eso no es así, cuando todavía no hemos terminado de escuchar todo lo que tenía que decirnos; o como cuando queremos hablar todos a la misma vez y por tanto al final no nos enteramos de nada, surgiendo enfrentamientos por ello. Así como, si están dos personas hablando y las interrumpimos para decir algo cortando la conversación que tienen, sin olvidarnos de la típica situación de estar hablando con alguien en la calle y al ver a otra persona dejar a la anterior con la palabra en la boca para poder hablar con la que acabamos de ver. Todas estas situaciones que se nos dan muy a menudo son justamente lo que debemos evitar y lo que no debemos hacer.

Saber escuchar es verdaderamente importante para muchos aspectos de nuestra vida. Algo a poner en práctica es lo que llamamos la escucha activa, en la cual escuchamos a la otra persona prestandole total atención, memorizando lo que nos dice y a la vez interesándonos por lo que nos cuenta realizandole después preguntas sobre aquello que queramos saber, en vez de estar pensando mientras el otro habla en lo que nosotros vamos a contar de nosotros mismos. Porque de esta manera no nos enteraríamos de nada de lo que la otra persona nos cuenta.  Este ejercicio tan practicado en grupos, se realiza por parejas, y después cada miembro de la pareja cuenta al resto del grupo lo que su compañero le ha contado. Esta escucha activa poniéndonos en el lugar del otro nos llevará a respetar los turnos al hablar, a no centrarnos solo en nosotros, a aprender a prestar verdadera atención y a no dejar al otro con la palabra en la boca, entre otras cosas.

Cuando realizamos este tipo de escucha que nos lleva a comunicarnos de una manera más eficaz, no tenemos que interpretar lo que el otro nos dice según nuestro punto de vista. Sino entender el mensaje tal y como es, por ello también es muy importante que el mensaje que transmitamos sea lo más claro posible para que no de lugar a interpretaciones erróneas y por tanto a malos entendidos.

Para que nuestro mensaje sea claro tenemos que centrar el mensaje teniendo en cuenta cual es nuestra idea principal a transmitir, no gritar, no ponerse nervioso, no menospreciar al otro, no insultar, no descalificar, ni reírse del otro, no tergiversar las palabras que te dice el otro, no ponerse a la defensiva, no realizar escucha selectiva quedándonos solo con la parte del mensaje que nos interesa porque entonces entramos en riesgo de tener malos entendidos por no habernos quedado con el mensaje integro.

Ahora que se acercan las fiestas navideñas aprovechemos para poner en práctica estas recomendaciones que además de mejorar nuestra comunicación mejorarán nuestra convivencia con los demás. Este también puede ser un buen propósito para el año nuevo. Ya que muchos problemas cotidianos provienen de nuestros fallos al comunicarnos. Saber escuchar y saber expresarse, invirtamos en ello y mejoraremos nuestras relaciones. Dediquemos tiempo a observar como los errores comentados nos dan problemas, fijémonos y nos daremos cuenta de como algo tan sencillo como es comunicarse puede complicar mucho una situación sino lo hacemos correctamente.

Os deseo una Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: SONIA MELGAREJO GARCÍA
Finalidad: Publicación de comentarios
Legitimación: Interés legítimo del Responsable y consentimiento del interesado.
Destinatarios: Sus datos podrán ser cedidos a otras entidades que sea necesario para realizar un servicio legítimo de la empresa como se explica en la información adicional.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos expuesta en nuestra policía de privacidad y solicitar una copia para su conservación en la dirección smgpsico@cop.es
.