miércoles, 11 de abril de 2012

Ser pareja, somos dos construyendo un mundo


Vivir en pareja o tenerla aunque no se conviva, algo que la gran mayoría hacemos, lleva implícito la existencia de un vínculo amoroso entre dos personas. Es de destacar tres factores claves en el vínculo: intimidad, pasión y compromiso.

La intimidad se relaciona con el apoyo emocional, el deseo de estar con la otra persona, compartir experiencias, etc. Cuando en una pareja solo existe este componente hablamos de "gustar", como cuando acabas de conocer a alguien y empiezas a sentir que quieres estar con la otra persona, que conectas con ella. Pero no podemos hablar de "amor completo" sin que se den los otros dos componentes. Con pasión entendemos que la pareja se atrae físicamente, aunque en ese momento no exista actividad sexual y sólo con verse resulta muy estimulante. Muchas personas y especialmente hoy en día, dan mucha importancia a este aspecto del amor en pareja, y aunque ciertamente lo es, no es suficiente para el desarrollo y madurez de la misma. Ya que si sólo disponemos de este factor entonces hablamos de "encaprichamiento". El tercer factor imprescindible en el vínculo amoroso es el compromiso, cuando se comparten objetivos vitales comunes, cuando se camina en la misma dirección y se construye un mundo juntos. Con el compromiso por sí solo el vínculo amoroso se denomina "vacío".

Como ya hemos dicho, cuando se dan los tres factores es cuando estamos en el ideal de "amor completo". Pero según se combinen estos factores en el vínculo amoroso de la pareja, tendremos un formato u otro: "amor romántico" pasión e intimidad sin compromiso, "amor compañero" intimidad y compromiso sin pasión y "amor loco" pasión y compromiso sin intimidad. Aprender a manejar estas variables resulta fundamental para la felicidad en pareja. Y aunque puedan no darse todos los componentes, si la pareja esta de acuerdo puede satisfacer las necesidades de ambos.

Otros detalles a tener en cuenta en la pareja si queremos que sea duradera y feliz, serían:

Respetar el espacio personal de la otra persona, el tiempo para uno mismo, para actividades propias. Algo que a su vez enriquece a la pareja, aportando cada uno experiencias propias al espacio común. Dándonos cuenta que el móvil también forma parte del espacio personal de nuestra pareja, así como otros detalles.

Estar equiparados en la pareja en cuanto a derechos y deberes. Existiendo por tanto un equilibrio para que no exista una parte que cargue más con los deberes o al revés.

Para la permanencia de la pareja es muy importante la aceptación del otro. La aceptación total del otro se da en la fase de "enamoramiento" cuando se inicia la pareja, pero es necesario mantener un poco de esta aceptación para que la pareja continúe.

Otro punto importante es la comunicación, saber como y cuando expresar sentimientos, y afrontar adecuadamente situaciones de conflicto. Sin evitar estos momentos, o la expresión de los sentimientos. Guardándolos para uno mismo sin resolver nunca el problema, dejándolo por tanto latente, problema que en cualquier momento puede volver a salpicar en la pareja. Dar la confianza suficiente a nuestra pareja de que se puede hablar de cualquier tema, tranquilamente, escuchando y sin enfado, a la larga crea una gran complicidad y un mayor bienestar.

Un aspecto clave en la madurez de la pareja es llegar a entender que cuando hacemos algo para el otro, para que se sienta feliz, no hay que verlo como algo egoísta por parte del que recibe la acción. Sino que debemos entender que algo que beneficia a una parte terminará beneficiando al conjunto. Todo aquello que mejore la interacción entre las dos personas es bueno para ambos. Y que como parte de una pareja, somos responsables de nuestra felicidad y también de la felicidad del otro. Por lo tanto no caigamos en el error de ver al otro como "enemigo" cuando lo que reclama o quiere es en beneficio de la interacción, en beneficio del camino que se construye entre ambos, en beneficio por tanto del proyecto en común.

Cuando iniciamos una relación de pareja, normalmente estamos en la etapa en la que el enamoramiento hace no sólo que aceptemos más plenamente a nuestra pareja, sino que también nos dejemos llevar y las cosas parezcan salir solas. Pero es importante saber y tener en cuenta que no todo viene dado, y que a la larga estar en pareja implicará unos esfuerzos o pequeños sacrificios que uno debe valorar. Pero no por ellos, perdamos la oportunidad de tener y disfrutar todas las satisfacciones que nos puede ofrecer la vida en pareja, y que como todo en esta vida nadie dijo que fuera fácil. Para ello un consejo, nunca dejemos de hacer aquellos pequeños detalles que fueron los que unieron a la pareja, escribir una carta, mensajes al móvil, todos aquellos detalles como cuando uno se acaba de conocer. Lo que hará revivir esa chispa del enamoramiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: SONIA MELGAREJO GARCÍA
Finalidad: Publicación de comentarios
Legitimación: Interés legítimo del Responsable y consentimiento del interesado.
Destinatarios: Sus datos podrán ser cedidos a otras entidades que sea necesario para realizar un servicio legítimo de la empresa como se explica en la información adicional.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos expuesta en nuestra policía de privacidad y solicitar una copia para su conservación en la dirección smgpsico@cop.es
.